Cartas al Director

Tu voz en la Red

Author Archive

martes

20

febrero 2018

0

COMMENTS

La DEGRADACIÓN de una GRAN REGIÓN

Publicado por , Posteado enOpinión

CATALUÑA… ¡Qué pena!

Cataluña, vulgarmente tragada por el egoísmo ególatra interesado de unos pocos, envenenada con somníferos de paraísos intangibles, adormecida con cantos de sirenas invisibles, empobrecida por el ansia de riqueza y poderío de ciertos seres sin sentimientos ni afectos personales.

CATALUÑA… ¡Qué pena!

Quieren hacer de su lengua causa de ventajismos sociales. Los españoles que quieran trabajar en Cataluña, deberán conocer el catalán… Los catalanes que quieran trabajar en el resto de España, bastará que sepan castellano.

La ceguera invade de forma incomprensible a las masas, teóricamente preparadas (realmente manejadas): La huida de sus “predicadores”… El abandono de los “incombustibles líderes”… La cobarde negación de los hechos ante la justicia… El misterio del origen de tantos y tantos fondos para atender medidas cautelares y estancias de los huidos… La mentira de la historia en sus libros… El no querer ver que “sus ricos” siguen siendo ricos y que “sus pobres” cada día son más…

La ceguera del que palpa y saborea no es tal… es INTERESADA; Cataluña, por eso, da pena, porque los catalanes, como el resto de los españoles, palpan y saborean la terrible realidad y la aplauden.

CATALUÑA… ¡Qué pena!

Permiten que la religión, acaudillada por intereses partidistas, invada la arena política. Dios supo utilizar el látigo en el templo, nunca se sentó “fraternalmente” con los que, aliados con el poder, se olvidaron de los defraudadores, de los mentirosos, de los cobardes… sería mejor que la cúpula religiosa hiciera ejercicios espirituales acompañada por todo el gremio sacerdotal… Quizás, así, DIOS SONREIRÍA.

¡Hasta otro día, CATALUÑA!

martes

13

febrero 2018

1

COMMENTS

Elogio a CARMEN FRANCO POLO

Publicado por , Posteado enOpinión

Tras el fallecimiento de doña Carmen Franco Polo, la cobardía, escondida tras las redes sociales, han dilapidado su honradez personal.

He leído en Periodista Digital una carta escrita por su hijo Francis, al que tuve el honor de dar clase en aquellos difíciles años sesenta.

Me honra poder decir que, si yo pudiera, suscribiría todas las palabras que en dicha carta aparecen escritas con todo el cariño y respeto de un hijo.

La grandeza de una persona se mide por la capacidad de abrazar la realidad, intentar serenamente comprenderla, observar sin pasión sus avatares y sonreír con la serenidad de la experiencia.

Esa era Doña Carmen Franco Polo.

 

12-02-2018

Ángel Alonso Pachón

El Zorba

1XXXXXXXXJ

Cl. XXXXXX, 7

28903 GETAFE – Madrid

domingo

11

febrero 2018

1

COMMENTS

ELOGIO a CARLOS ROBLES PIQUER

Publicado por , Posteado enOpinión

La grandeza de una persona se mide por la capacidad de abrazar la realidad, intentar serenamente comprenderla, observar sin pasión sus avatares y sonreír con la serenidad de la experiencia.

Carlos Robles Piquer, erudito donde los hubiera, trabajador incansable, familiar, amigo, observaba el mundo con la grandeza de unos ojos llenos de luz limpia; entornaba la vista, tendía su mano y te regalaba paz.

Carlos, sencillo grandullón, con sus responsables cargos a la espalda, acudía al colegio de sus hijos para asistir, sentado en un taburete de los de antaño, a las reuniones de padres. Al terminar, Don Carlos, Director General de… Vicepresidente de… Ministro de… se acercaba y hacía el comentario: “Por favor, no deje de convocarnos más días; aquí estoy aprendiendo a ser padre; gracias, don Ángel”.

Carlos Robles Piquer, “don”, hizo de su vida un servicio permanente a España. La conocía, la comprendía, le dolía y en su libro “Las cuatro Españas” nos dejó el mejor retrato y el mejor resumen de ella: “La República, CAÓTICA; la Guerra Civil, BRUTAL; el Franquismo, INEVITABLE; la Democracia, ESPERANZADORA; la España actual, CONFUSA”.

Hace año y medio pasé una mañana inolvidable con él y su esposa Elisa. Ya estaba muy delicado y su memoria, sonriendo, se dejaba llevar, troceando entre los dos aquellos años de convivencia. Elisa, su esposa, le miraba y le decía: “¿Te acuerdas, Carlos?… Es verdad”. Él, me miraba y decía, feliz: “Mi querido profesor”.

Gracias, don Carlos. Gracias porque su gran erudición, sus grandes responsabilidades y su intenso trabajo no le impidieron, NUNCA, ayudar a todos los que por un motivo u otro, se acercaron a usted.

Gracias, don Carlos, la PAZ le abrace, allá donde esté. No se olvide que aquí deja personas que le quieren.

Un abrazo de su amigo y “profesor” Ángel Alonso

jueves

8

febrero 2018

0

COMMENTS

LOS CONTENEDORES… Territorios de ESPERANZA.

Publicado por , Posteado enOpinión

Vergüenza da contemplar, ahora, en la que conocemos como la España del cambio y de la prosperidad, a muchos ancianos, palo punzante en ristre, remover los contenedores en busca de algo que llevarse a la boca.

Infantil, Primaria, Secundaria, Educación Superior, Universidad, Master… al final, cualificación profesional deficiente, cualificación universitaria de ciencia ficción y organigramas capitalistas responsables, en gran parte, de la realidad final de muchos ancianos.

Unidos… crearon los PLANES DE PENSIONES. Unidos… planificaron su rentabilidad “capitalista”. Unidos… los expandieron sin garantías “personales”. Unidos… los comercializaron. Unidos… los devolvieron “DEVALUADOS”.

Esa es la realidad de los PLANES DE PENSIONES, les guste o no a los políticos.

Profesionales de la banca o, más bien, meros empleados de entidades financieras los ofrecieron a los “simples ahorradores” sin explicar su funcionamiento, ni sus riesgos, ni la posibilidad de que el gobierno pudiera modificar las reglas fiscales…

Al final… de posibles cuotas de 50.000 Euros, las entidades financieras, meras comercializadoras, se llevaron sus pellizcos, los creadores de los fondos sus “dividendos” y los miles de sencillos ahorradores recibieron, con suerte, un pequeño beneficio que se irá reduciendo por cuestiones fiscales y con más probabilidad, puede que reciban menos de lo ahorrado sin posibilidad de compensar las pérdidas.

Lo único seguro, es que los que comercializaron los Planes de Pensiones no perdieron, ni la entidad, ni los empleados.

A eso, los políticos, lo llaman PLANES DE PENSIONES para asegurar el futuro… sin embargo, la realidad, para muchos ancianos, son los CONTENEDORES, sueños reales donde buscar algo que llevarse a la boca.




Booking.com


viernes

26

enero 2018

0

COMMENTS

ODA a la VIDA, a la HISTORIA, a la RAZÓN…

Publicado por , Posteado enOpinión

Como la vida se vive una vez y dado que, a no mucho tardar, otros cantarán las odas “al buen hacer” y sobre todo las odas “al buen decir”, me adelanto a proponer un pequeño resumen de estas últimas:

Mi querido y estimado Sancho, has de aprender a discernir, que quiere decir distinguir, entre “predicar, proponer, hacer, decir y justificar…”

Bendito Sancho, en las Polis griegas todos esos conceptos se llevaron a la práctica de tal modo que la traición a los mismos se castigaba, siempre, con el desprecio de la ignorancia y, en ocasiones, hasta con el silencio de la muerte.

Superada la Prehistoria, el Antiguo Testamento y la Edad Media, amigo Sancho, las modernas sociedades, conocidas como gremios, utilizan los mismos códigos: “PREDICAR, PROPONER, HACER, DECIR y JUSTIFICAR” y, más te digo, paciente Sancho, profecías conocerás que confirmen las mismas ideas en siglos venideros, algunas de las cuales te adelanto en esta carta, que a mi entender algún amigo tuyo letrado te leerá:

El predicamento es base de todo aquel que desea gobernar; mejor sería decir, que desea acumular poder; en muchos casos no importa cómo, “París bien vale una misa”. Lo importante es tener “verbo”, palabrería… el resto lo hace “LA CLA”, importante por aquello de que no vaya a ser “como predicar en el desierto”.

La proposición, acción y efecto directo de PROPONER, no pasa de ser un simple enunciado sobre algo que puede ser verdadero o falso. La historia nos describe en páginas, muchas veces manchadas de sangre, que se han propuesto y defendido enunciados no digamos ya falsos o verdaderos sino, simplemente, interesados y utilitarios para alcanzar el poder los que predican.

Sancho, amigo, el espacio entre “predicar, proponer y HACER” no es, por desgracia, “sin solución de continuidad” sino, como la experiencia pone de manifiesto, la distancia o espacio es tan corta o tan larga como los “medios para el poder” necesiten. El poder se sube al carro dominador, alzado por el entusiasmo de la cla, y, recorriendo las calles de “cada ciudadela”, se olvidan de HACER lo que predicaron y propusieron.

Entronizado el “poder”, su permanencia se supedita a saber “DECIR”; se perpetúa en lo que se conoce como “poder ASAMBLEARIO”, que no es sino hablar en espacios suficientemente amplios en los que OIR y ENTENDER no sea fácil pero APLAUDIR en MASA sea entretenido… Lo que se DIGA, para el Poder, no tiene importancia… lo importante es la ASAMBLEA generalista, mentalmente enmudecida, que grite cuando se deba gritar, aplauda cuando el control lo indique y termine preguntando al de al lado “¿Qué se ha dicho?”

Sancho, tú que cultivas la bondadosa crítica del que madura con la sencillez del terruño, tú, Sancho, el sabio sin letras, tú, entenderás, sin grandes discursos “quijoteros”, que, llegada esta situación, el PODER no tiene ninguna otra salida que no sea la de JUSTIFICAR.

Justificar, para el poder, es, sencillamente, retroceder en el tiempo y echar la culpa a la Prehistoria, al Antiguo Testamento, a los Griegos, a los Romanos, al Medioevo, al Absolutismo de época, a Europa, a la ONU y, en España, sobre todo, a Franco.

Mi Señor, don Quijote, usted me enseñó que su PODERIO era muy diferente al de los GIGANTES que atacaban sus ideales. Usted me enseñó, de la mano de don Miguel de Cervantes, que el PODER es GUIAR con RAZOCINIO, llevando siempre el REFRANERO bajo el sobaco sudoroso del luchador a pie de calle sin necesidad de CRUADRIGAS TRIUNFALISTAS, perecederas en el tiempo.

… Tomo nota, mi señor, y, en un WhatsApp imaginario, aconsejo leer este mensaje y “pasarlo, por favor”




Booking.com


lunes

22

enero 2018

0

COMMENTS

LA MEMORIA… La impotencia…

Publicado por , Posteado enOpinión

Mi casa no tiene zaguán donde, acariciando la frescura del atardecer, conversar con vecinos, compañeros, amigos… y sin prisas, saborear un buen vino, y “recordar”

A falta de zaguán contemplo, solitario, los atardeceres… Ellos también hablan.

Agarrado a la impotencia del tiempo me aferro a esa memoria, jamás mentirosa, retrato en blanco y negro de mi vida.

Página a página y hoja a hoja voy leyendo, a veces llorando, el pequeño, gran universo, que adornó, a veces sin comprenderlo, cada uno de mis pasos, cada uno de mis tropiezos y cada una de las miles de ilusiones que hicieron de mi vida un peliagudo, aunque hermoso, “Dakar”.

El otro día cerré el libro en una página en la que la impotencia de una memoria “no utilitaria” recordaba las “verdaderas víctimas” de aquella tragedia civil utilizada hoy día como arma arrojadiza, no para pacificar sino para, “ESCAÑEANDO políticamente”, obtener sustanciosos beneficios económicos (comprobar los emolumentos de políticos sin nombre, sin historia y sin profesionalidad).

Tranquilamente, volví abrir el libro. La memoria, en la vejez, no hace daño, lo que genera es impotencia: los mayores recuerdan, escriben, hablan y, sobre todo lloran, porque sienten que la impotencia la han generado los que nunca expusieron su vida por una sociedad unida y regenerada.

El capítulo llevaba un título llamativo: “El sublime sindicalismo” y narraba cómo el movimiento sindical se había convertido en una cuna de vividores, que “lamentando” el duro trabajo de los demás, se asignaban el hipócrita apellido de “trabajadores liberados”Se rodearon de prebendas partidistas y… “a vivir que son dos días”. Ese día el libro también lloró conmigo.

La brisa de la tarde iba refrescando más, mis “amigos y vecinos” sin tantos y tantos medios informáticos me pidieron que siguiera leyendo porque también a ellos la “memoria” les estaba produciendo escalofríos de impotencia. Les hice caso y abrí el libro por una hoja donde se narraba la historia del “Aceite de Colza”… llevaba nombres y apellidos; unos corrieron a esconderse, otros muchos retorcieron sus manos, inclinaron su espalda, salpicaron su cuerpo de “impotencia”… ¡Joder!… ¡Joder!… tuve que cerrar el libro y enfadarme conmigo mismo… ¿Qué hice yo?… ¿Qué hizo la sociedad?… Ahora la “memoria” produce una peligrosa impotencia que llamamos “rencor”.

Estaba cansado, pero la curiosidad era más fuerte que la desgana; comencé a leer el capítulo de las famosas “Autonomías”, fuentes de riqueza, bienestar, prosperidad, libertad… No pude más…

Alguien con sentido común puede decir lo que realmente ha pasado… Hemos llenado el país de diputados, senadores, concejales, “afiliados”, “familiares”… “compañeros interinos”. Hemos vaciado la caja común y hemos querido ser los más ricos de Europa en producción de defraudadores y lo que hemos conseguido es convertir “la Marca España” en un sistema donde “vivir, vivir” sólo lo hacen los vividores marcados por unos políticos ajenos a la realidad social.

¿Qué podemos hacer ahora si la memoria produce tanta impotencia?:

GRITEMOS… VOTEMOS… y condenemos el SILENCIO interesado de ciertas clases sociales que “SÍ saben ser POBRES en los momentos difíciles para luego saber ser RICOS cuando los demás son pobres”.




Booking.com


jueves

18

enero 2018

0

COMMENTS

La ILUSIÓN…

Publicado por , Posteado enOpinión

Siempre me machacaron con aquello de la FE, la ESPERANZA y la CARIDAD.

Seguro que para todos nosotros, que nacimos sin pedirlo, que no tuvimos posibilidad de elegir el sitio y que no pudimos “asegurar” los posibles daños que íbamos a recibir de una sociedad no seleccionada… Seguro que para todos nosotros la FE, la ESPERANZA y la CARIDAD son y seguirán siendo por mucho tiempo “remedios afectivos” para vivir con cierta serenidad franciscana. Pero…

Algo falla en todo ese razonamiento cuando la “infancia”, generadora de vida, no posee ninguna de esas virtudes y, sin embargo, mira con ojos llenos de luminosidad “su mundo”.

Creo que la respuesta es muy sencilla y muy trascendente; la infancia tiene una cosa que los adultos hace mucho que despreciamos: “ILUSIÓN”.

La ILUSIÓN de los niños hace soñar, consigue “tocar” las nubes, regala “garabatos” de historietas… La ILUSIÓN de los niños no necesita FE, ni ESPERANZA, ni CARIDAD… La ILUSIÓN de los niños conquista felicidad, recrea mundos de ensueños, “abraza” con dedos sin fin, regala imaginación, luces, sonrisas de papel de mil colores…

Los niños son felices porque sentados sobre realidades no elegidas piensan que el mundo entero es suyo y que al abrir sus “ojazos” todo se convierte en ILUSIÓN.

Nosotros los adultos… pensamos que lo que no se palpa genera duda… pensamos que si algo no se tiene quizás no lo tengamos nunca… pensamos que el prójimo es el competidor interesado más próximo.

Nosotros los adultos despreciamos la ILUSIÓN… por eso, egoístamente, creemos y esperamos que la “providencia social” nos atienda caritativamente, no con ILUSIÓN sino con chequeras paternalistas.

¡Ojala volviéramos a nacer sin pedirlo y en compensación nos regalaran ILUSIÓN!… Seguro que seríamos más felices.

 




Booking.com


lunes

15

enero 2018

0

COMMENTS

Paso a paso me voy haciendo “PASOTA” porque…

Publicado por , Posteado enOpinión

De pequeño me enseñaron que la FE era creer y que la FE era un don del Señor… Ahora de mayor tengo que palpar… palpar…para creer, con la que está cayendo.

De pequeño me enseñaron que robar al prójimo era pecado… Ahora de mayor me dicen que no es lo mismo “prójimo” que “sociedad”… (¿Lo cogen ustedes, verdad?)

De pequeño me dijeron que abrir una cartilla en un banco era el primer paso para hacerse hombre… De mayor he descubierto que las cartillas se han convertido en “bonus” para empleados y directivos.

De pequeño me llevaban de la mano hacia el buen camino… Ahora, de mayor, cierro con fuerza los puños para abrirme un “angosto” camino.

De pequeño me enseñaron que los gobernantes eran “padres”, unos con traje otros con sotana… Ahora, de mayor, lo que veo son muchos hijos con todo tipo de trajes.

De pequeño me dijeron que la “La verdad me haría libre”… Ahora de mayor quiero ser “libre” pero no encuentro por ningún lado “la verdad”

De pequeño jugaba, sonreía, me pegaba, lloraba y al final del día “soñaba”… Ahora, de mayor, sueño con ser “todopoderoso” pero no juego ni sonrío.

De pequeño la palabra eran “identitaria”. Ahora de mayor veo que la palabra es “utilitaria”.

Por eso y por mucho más voy practicando el PASOTISMO, sinónimo de “paso palabra… paso de todo”.




Booking.com


lunes

8

enero 2018

0

COMMENTS

Lo que olvidamos en 2017

Publicado por , Posteado enOpinión

Olvidarse de la honradez personal y colectiva puede que haya sido el cáncer invasivo del finiquitado 2017.

Sin honradez el ser humano se convierte en enemigo permanente de lo justo. Sin honradez el “ego sin conciencia” se apropia de lo común. Sin honradez las verdades se reinventan a gusto del consumidor. Sin honradez la sociedad instaura el sistema ególatra de castas. Sin honradez la inocencia sin culpa paga con su dolor y su olvido la indecencia del sistema.

Los Académicos, adormecidos en sus poltronas, olvidaron la honradez de enseñar y aclarar la lengua, la historia, la geografía… dejaron que las lenguas se multiplicasen como en Babel… dejaron que la historia se contara como comic de entretenimiento… dejaron que la geografía se contara en “4D” y en consecuencia todo se moviera al son del manipulador…

La Justica, olvidó y lloró su lentitud y el pueblo no asimiló su sistema… el fuego quemó largamente al pobre inválido de la sociedad… los atardeceres soleados con brisa de espera abrazaron los pleitos de poderosos intereses… el sistema justo pero a destiempo olvidó lo que para el pobre y humilde ciudadano significa “justicia”.

La Fe, base de muchas justificaciones, se adornó de birretes inservibles… los votos de pobreza se convirtieron en los mejores planes de pensiones… la famosa castidad fue haciéndose amiga de la “convivencia afectiva”… la obediencia comprendió que era la mejor forma de vivir: “si vienes y te postras a mis pies no te faltará de nada”… los “buenos predicadores”, olvidadizos, fabricaron birretes, hicieron votos de pobreza, castidad y obediencia… la “FE” se fue olvidando.

Y… para terminar, recordaré que el olvido más grave en 2017 fue aquel que IGNORÓ lo que significaba aquello de “Yo al tomar posesión de mi cargo, JURO… PROMETO… RESPETAR LA CONSTITUCIÓN… CUMPLIR Y HACER CUMPLIR LAS LEYES…”

Todos ellos olvidaron que existen los “botones rojos” capaces de destrozar lo más ansiado por cualquier sociedad, LA PAZ.




Booking.com


martes

26

diciembre 2017

0

COMMENTS

Un 155 LEGAL… Un gobierno TIMORATO

Publicado por , Posteado enOpinión

Muchas veces hablar como gobernante no significa estar actuando como gobernante.

La hipócrita e interesada locuacidad de la mala política convierte en palabrería, en ocasiones mitinera y en ocasiones paternalista, lo que debería ser un discurso serio.

Me estoy refiriendo al manoseado tema catalán que, de transcendente, se está convirtiendo en cansino espectáculo de “NODOS” triunfalistas con sesgos de nazismo esperpéntico.

El gobierno aplica legalmente el artículo 155 y cuando estructura su implantación se olvida consciente o inconscientemente de los aspectos fundamentales, raíces que generaron la situación extrema de “levantamiento” social.

El gobierno se olvida de la educación utilizada políticamente durante muchos años, se olvida de las redes sociales convertidas en plataformas internaciones de propaganda interesada, se olvida de los medios de comunicación financiados y utilizados de forma reiterada para alimentar el “devenir” hacia una república independiente, se olvida dar a conocer a toda España los detalles del famoso “proceso catalán” y haber utilizado las redes sociales, las televisiones y las emisoras de radio… se olvidó del CNI y sus “aparentes” fuera de juego… se olvidó que España tiene derecho a que se le diga TODO... TODO… y eso obliga a dejar de lado los discursos oficiales y dedicarse a ENSEÑAR OBJETIVAMENTE la realidad catalana sin buscar beneficios electorales.

Todo eso ha hecho que la implantación del artículo 155 haya parecido más bien una “opereta satírica” sin consecuencias reales para todas aquellas personas con cerebros lavados diariamente durante décadas.

En estos casi dos meses de paseíllo, los medios catalanes han seguido, como si tal cosa, adoctrinando a la población civil, insultando al resto de españoles e, Interiormente, diciendo: “A que no se atreven… A que no se atreven…”

Lo peor de una cirugía es tener miedo al bisturí…