Cartas al Director

Tu voz en la Red

viernes

4

agosto 2017

0

COMMENTS

LA CARCOMA: CORROSIÓN, DESGASTE Y EROSIÓN DE UN PAÍS

Publicado por , Posteado enOpinión

Botón TwitterBotón Google+Botón Facebook

Todo país que quiera ser “alguien” deberá llevar a cabo una “revolución francesa”, entiéndase “mutatis mutandis”.

Sobran la sangre, la guillotina, los disparos… Faltan la integridad, la firmeza, la justicia…

Para algunos socialistas de encaje, París bien vale una misa (Paris vaut bien une messe): aprovechados, colocados, apócrifos sociales.

Para otros de izquierda trasnochada, su economía bien vale una y mil misas y por ello condenan, escupen, desprecian… son los “colocaos” condicionados: deben decir siempre lo que los demás les digan.

Para otros, “profetas de nuevo cuño” la política es un campo de batalla con diseño personalista y planificación ególatra liberal. Para estos nuevos predicadores París no vale una misa pero”tampoco hay que estigmatizar al que puede dar de comer”.

Existe otro grupo de políticos, “parados activos”, es decir, conjunto de votados, colocados y bien remunerados que ante el tablero de ajedrez mueven ficha con cronómetro calculador. Políticos que se dicen constitucionalistas pero miedosos de actuar con la Constitución, prudentes hasta el hartazgo. Para ellos París vale una misa, eso sí, oficiada por la Jerarquía, binomio perfecto para cuadrar las cuentas.

Los demás, deambulamos… buscando las migajas que un sistema “egocentrista” y por desgracia casta castrense, va esparciendo por el suelo.

Este grupo no tiene nombre, deberían ser los “revolucionarios” que, “mutatis mutandis”, levantaran la bandera de la integridad, de la firmeza y de la justicia.




Booking.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *