Cartas al Director

Tu voz en la Red

Viernes

11

Agosto 2017

0

COMMENTS

La medicina de Ney

Publicado por , Posteado enOpinión

Botón TwitterBotón Google+Botón Facebook

Claro que duele. Y que deja un regusto amargo. Como a todos los equipos ya vacunados contra ello, la ruptura del amor eterno cuando surge una oferta mejor. Es humano, es lícito, es natural. Todos, salvo excepciones, nos movemos por dinero. Y puede que Neymar también. El Valencia (Villa, Alcácer, Jordi Alba, André Gomes, Robert…), el Sevilla (Alves, Adriano, Keita, Rakitic, Vidal…) y muchos otros equipos han acabado aceptándolo con naturalidad. El pez grande se come al chico. Y el Barça, aunque le duela admitirlo, ya no es el más poderoso. Y le han dado a probar una cucharada de su propia medicina.

Y Neymar, más allá de los eufemismos espurios para justificar su marcha, de sus compromisos deportivos o de sus deseos de preferir el  Sena al Besós, la torre Eiffel a la Sagrada Familia o el foie gras al pan con tomate, es dueño de su vida y de su futuro, no  del señor Bartomeu ni los cien mil socios del Barça, aunque eso le suponga ahora ser el enemigo público del rebaño barcelonista y convertirse en el ícono de la barbarie verbal de los ultrajados seguidores y siendo los campos de fútbol los coliseos actualizados del imperio romano sería un exceso de  ingenuidad esperar un aplauso para su regreso al Camp Nou.

Pero quizás lo que subyace es la falta de costumbre del FC Barcelona a sentir la desafección y el desaire de un jugador que entiende que estar en el equipo azulgrana no es la mejor opción. Puede que la mayoría considere que pertenecer al Barcelona es la cúspide en la carrera de un futbolista profesional. Y puede que hasta así sea. Un club modélico en muchos sentidos –no tanto en otros-, una plantilla extraordinaria, la integración en el tridente más dominante del mundo, un contrato excepcional, la garantía de alcanzar todos los títulos y una ciudad fascinante. Y además, para ser el número no se puede ser vecino de Messi.




Booking.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *